La constatación de un creciente cansancio de muchos evangelizadores y de la ineficacia de tantos proyectos pastorales ha llevado al autor a preguntarse: ¿Qué está fallando hoy en la evangelización? La respuesta sería doble: los apóstoles hoy no viven su misión como gracia inmerecida ni la realizan con pasión y radicalidad. El seguimiento de Jesús, para que germine de verdad y dé fruto, tiene que aceptarse como don y ejercerse con exclusividad. No somos eficaces por las buenas técnicas que empleamos ni por la permanente actividad que nos caracteriza. Seremos eficaces, cuando testimoniemos que nuestra vida de discípulos y misión de evangelizadores son don que agradecer y que desarrollar en constante radicalidad. Quienes dejaron todo -familia (Mc 1,19-20), profesión (Mc 2,14), e incluso, al antiguo maestro (Jn 1,35-42)- para, en permanente régimen de convivencia, compartir vida itinerante y asumir la causa de Jesús, iniciaron una relación muy estrecha con él convirtiéndose en sus discípulos. Una decisión así solo puede ser consecuencia de una seducción. Los discípulos siguieron a Jesús porque antes habían sido cautivados por él.

Mi cesta de la compra

0 Productos 0,00
Comprar
Volver
VENID EN POS DE MI
VENID EN POS DE MI

VENID EN POS DE MI

Subtítulo: RASGOS ESPECIFICOS DEL SEGUIMIENTO DE JESUS

BARTOLOME LAFUENTE, JUAN JOSE

Editorial: CCS, EDITORIAL
EAN: 9788490239827

Número de páginas: 184

Peso en gramos: 330

Ancho en centímetros: 170

Edición: 1

Categorías:

17,50€

Comprar

Descripción

La constatación de un creciente cansancio de muchos evangelizadores y de la ineficacia de tantos proyectos pastorales ha llevado al autor a preguntarse: ¿Qué está fallando hoy en la evangelización? La respuesta sería doble: los apóstoles hoy no viven su misión como gracia inmerecida ni la realizan con pasión y radicalidad. El seguimiento de Jesús, para que germine de verdad y dé fruto, tiene que aceptarse como don y ejercerse con exclusividad. No somos eficaces por las buenas técnicas que empleamos ni por la permanente actividad que nos caracteriza. Seremos eficaces, cuando testimoniemos que nuestra vida de discípulos y misión de evangelizadores son don que agradecer y que desarrollar en constante radicalidad. Quienes dejaron todo -familia (Mc 1,19-20), profesión (Mc 2,14), e incluso, al antiguo maestro (Jn 1,35-42)- para, en permanente régimen de convivencia, compartir vida itinerante y asumir la causa de Jesús, iniciaron una relación muy estrecha con él convirtiéndose en sus discípulos. Una decisión así solo puede ser consecuencia de una seducción. Los discípulos siguieron a Jesús porque antes habían sido cautivados por él.