Ser y decirse cristiano no se lleva hoy. ¿Significa eso que España ha dejado de ser católica? El prestigioso sociólogo Javier Elzo busca la respuesta a esta y otras preguntas que desembocan en una cuestión fundamental: si el cristianismo tiene futuro en España. El autor, convencido de que estamos entrando en una era post-secular y de que es necesario superar la contradicción entre lo sagrado y lo profano, reivindica una reforma de la Iglesia ad intra y ad extra y la necesidad de un nuevo humanismo basado en la fraternidad universal que permita vivir el cristianismo en el actual contexto cultural. ?Se han acabado los tiempos del confesionalismo?, pero, también con él, hay que superar el laicismo que propugna la exculturación social, educativa y política de lo religioso, pretendiendo encerrarlo en el ámbito privado. Como si los cristianos no tuvieran nada que decir en la construcción de una sociedad más humana, más justa y más tolerante.

Mi cesta de la compra

0 Productos 0,00
Comprar
Volver
¿TIENE FUTURO EL CRISTIANISMO EN ESPAÑA?
¿TIENE FUTURO EL CRISTIANISMO EN ESPAÑA?

¿TIENE FUTURO EL CRISTIANISMO EN ESPAÑA?

Subtítulo: De la era de la cristiandad a la era post-secular

ELZO, JAVIER

Editorial: SAN PABLO
EAN: 9788428559188

Número de páginas: 352

Peso en gramos: 1

Ancho en centímetros: 155

Alto en centímetros: 225

Encuadernación: Rústica

Edición: 1

Categorías:

18,95€

Solicitar

Descripción

Ser y decirse cristiano no se lleva hoy. ¿Significa eso que España ha dejado de ser católica? El prestigioso sociólogo Javier Elzo busca la respuesta a esta y otras preguntas que desembocan en una cuestión fundamental: si el cristianismo tiene futuro en España. El autor, convencido de que estamos entrando en una era post-secular y de que es necesario superar la contradicción entre lo sagrado y lo profano, reivindica una reforma de la Iglesia ad intra y ad extra y la necesidad de un nuevo humanismo basado en la fraternidad universal que permita vivir el cristianismo en el actual contexto cultural. ?Se han acabado los tiempos del confesionalismo?, pero, también con él, hay que superar el laicismo que propugna la exculturación social, educativa y política de lo religioso, pretendiendo encerrarlo en el ámbito privado. Como si los cristianos no tuvieran nada que decir en la construcción de una sociedad más humana, más justa y más tolerante.