La cercanía que María tiene con la Palabra de Dios hace que su figura entrañable ocupe un lugar central en la liturgia de la Iglesia. Ella no es el centro, sino Jesucristo y su Palabra. Pero ella nos conduce a él, nos lleva a su Palabra y nos enseña a vivirla. Celebrar a María en la liturgia es celebrar la obra salvadora de Dios en ella. El libro se acerca a la Colección de misas de la Bienaventurada Virgen María, que constituyen una riqueza singular de la vida litúrgica de la Iglesia. En ellas descubrimos a María como mujer creyente, tan acorde con la sensibilidad de la Iglesia en estos tiempos. En todo el evangelio María aparece como Madre y discípula, dócil a la Palabra de Dios, siempre en búsqueda de la voluntad divina, abierta y creyente. En la liturgia es donde se descubre y celebra que la Virgen María es modelo de la Iglesia en la escucha de la Palabra de Dios. La intención de estas páginas es aprender de la Virgen María a escuchar y a cumplir. Son reflexiones y meditaciones de la santísima Virgen a la luz de los formularios de la Colección de Misas de la Bienaventurada Virgen María. Una admiración de la Virgen que no lleve a su imitación es un fracaso.

Mi cesta de la compra

0 Productos 0,00
Comprar
Volver
CELEBREMOS A MARIA
CELEBREMOS A MARIA

CELEBREMOS A MARIA

Subtítulo: REFLECIONES SOBRE EL LECCIONARIO DE LA VIRGEN MARIA

FERRANDIZ GARCIA,AURELIO

Editorial: MONTE CARMELO, EDITORIAL
EAN: 9788483539781

Categorías:

18,00€

Solicitar

Descripción

La cercanía que María tiene con la Palabra de Dios hace que su figura entrañable ocupe un lugar central en la liturgia de la Iglesia. Ella no es el centro, sino Jesucristo y su Palabra. Pero ella nos conduce a él, nos lleva a su Palabra y nos enseña a vivirla. Celebrar a María en la liturgia es celebrar la obra salvadora de Dios en ella. El libro se acerca a la Colección de misas de la Bienaventurada Virgen María, que constituyen una riqueza singular de la vida litúrgica de la Iglesia. En ellas descubrimos a María como mujer creyente, tan acorde con la sensibilidad de la Iglesia en estos tiempos. En todo el evangelio María aparece como Madre y discípula, dócil a la Palabra de Dios, siempre en búsqueda de la voluntad divina, abierta y creyente. En la liturgia es donde se descubre y celebra que la Virgen María es modelo de la Iglesia en la escucha de la Palabra de Dios. La intención de estas páginas es aprender de la Virgen María a escuchar y a cumplir. Son reflexiones y meditaciones de la santísima Virgen a la luz de los formularios de la Colección de Misas de la Bienaventurada Virgen María. Una admiración de la Virgen que no lleve a su imitación es un fracaso.