Rudy Albino de Assunçao, en su libro La Misa según Benedicto XVI, entiende muy bien esta «participación activa» a la cual invita el Vaticano II. En la catequesis mistagógica de Joseph Ratzinger/Benedicto XVI que contienen estas páginas, él nos ofrece un itinerario a través de las partes de la celebración eucarística; sería casi como la Misa «a cámara lenta», como diría Ronald Knox. El autor nos presta un gran servicio escribiendo un libro que ni siquiera el propio Ratzinger escribió, aunque, evidentemente, el lugar central y nuclear —como el corazón en el cuerpo— que ocupa en su pensamiento legitima de sobra esta contribución. El actual papa emérito está convencido de que la reforma de la Iglesia comienza por la liturgia. Este libro puede contribuir a que la esposa de Cristo nosmuestre verdaderamente su rostro, sobre todo por medio de la celebración eucarística, que es al mismo tiempo sacrifico del Hijo y ofrenda agradable al Padre en el Espíritu. Cena de comunión donde, reconciliados, recibimos el cuerpo y la sangre de Cristo y nos unimos entre nosotros y —«por Cristo, con Él y en Él», como repetimos en la liturgia— a la Trinidad; y «fiesta de Resurrección», pues —al ser memorial de la Pascua del Señor— obtenemos la prenda de la gloria futura que nos abre la puerta de la vida eterna con Cristo resucitado.

Mi cesta de la compra

0 Productos 0,00
Comprar
Volver
LA MISA SEGUN BENEDICTO XVI
LA MISA SEGUN BENEDICTO XVI

LA MISA SEGUN BENEDICTO XVI

ALBINO DE ASSUNCAO,RUDY

Editorial: CRISTIANDAD, EDICIONES
EAN: 9788470576553

Peso en gramos: 845

Ancho en centímetros: 16

Categorías:

22,00€

Solicitar

Descripción

Rudy Albino de Assunçao, en su libro La Misa según Benedicto XVI, entiende muy bien esta «participación activa» a la cual invita el Vaticano II. En la catequesis mistagógica de Joseph Ratzinger/Benedicto XVI que contienen estas páginas, él nos ofrece un itinerario a través de las partes de la celebración eucarística; sería casi como la Misa «a cámara lenta», como diría Ronald Knox. El autor nos presta un gran servicio escribiendo un libro que ni siquiera el propio Ratzinger escribió, aunque, evidentemente, el lugar central y nuclear —como el corazón en el cuerpo— que ocupa en su pensamiento legitima de sobra esta contribución. El actual papa emérito está convencido de que la reforma de la Iglesia comienza por la liturgia. Este libro puede contribuir a que la esposa de Cristo nosmuestre verdaderamente su rostro, sobre todo por medio de la celebración eucarística, que es al mismo tiempo sacrifico del Hijo y ofrenda agradable al Padre en el Espíritu. Cena de comunión donde, reconciliados, recibimos el cuerpo y la sangre de Cristo y nos unimos entre nosotros y —«por Cristo, con Él y en Él», como repetimos en la liturgia— a la Trinidad; y «fiesta de Resurrección», pues —al ser memorial de la Pascua del Señor— obtenemos la prenda de la gloria futura que nos abre la puerta de la vida eterna con Cristo resucitado.